Loading...

Impresoras

En el mundo
de las impresoras,
podemos percibir
muchas diferencias
entre cada una de ellas
Aunque en un principio la competencia con sus
adversarias matriciales fue dura, las impresoras inkjet
hoy son indiscutidamente las reinas en el terreno del
mercado doméstico, ya que en este entorno se tiene
en cuenta la calidad de la impresión y no el costo de
mantenimiento y rapidez que posean.
Una de sus ventajas es que a la hora de cambiar los
cartuchos no traen mayores complicaciones técnicas
que desafíen al usuario final.
Algunas impresoras utilizan dos cartuchos, uno para
la tinta negra y otro para la de color, en donde suelen
estar los tres colores básicos. Estas impresoras
tienen como virtud la facilidad de manejo, pero en
contra, si utilizamos más un color que otro, nos veremos
obligados a realizar la sustitución del cartucho
cuando cualquiera de los tres colore se agote,
aunque en los demás compartimentos todavía nos
quede tinta de otros colores. Esta tendencia suele
ser dejada de lado por los fabricantes.
Esto hace que sean bastante más caras de mantenimiento
que las que incorporan un cartucho para cada
color, pero suelen ser más económicas en el momento
de comprarlas. También podemos encontrar
las famosas impresoras con calidad fotográfica, que
suelen contar con cartuchos de 4 colores en vez de 3.
Las características principales de una impresora de
inyección de tinta son la velocidad, que se mide en
páginas por minuto (ppm) y que suele ser distinta
dependiendo de si imprimimos en color o en monocromo,
y la resolución máxima, que se mide en
puntos por pulgada (ppp). En ambos valores,
cuanto mayores, mejor.
Como en otros componentes, es importante disponer
de los drivers adecuados, y que estén convenientemente
optimizados. Las últimas impresoras que
vamos a ver van a ser las de tecnología láser. Esta
tecnología es la misma que han utilizado mayormente
las máquinas fotocopiadoras desde un principio,
y el material que se utiliza para la impresión
es un polvo muy fino que pasa a un rodillo que,
previamente magnetizado en las zonas que contendrán
la parte impresa, es pasado a muy alta temperatura
por encima del papel, que por acción de dicho
calor se funde y lo impregna.
Estas impresoras suelen ser usadas en el mundo empresarial,
ya que su precio de costo es más alto que el
de las de inyección de tinta. Su costo de mantenimiento
es más bajo y existen dispositivos con una muy alta
velocidad por copia y calidad y disponibilidad superiores,
y también admiten una mayor carga de trabajo.
Una de las características más importantes de estas
impresoras es que pueden llegar a velocidades muy
altas, medidas en páginas por minuto. Su resolución
también puede ser muy elevada y su calidad muy
buena. Empiezan a ser habituales resoluciones
de 1.200 ppm (puntos por pulgada) y velocidades
de 30 ppm, aunque esta velocidad puede ser
mucho mayor en modelos preparados para grupos
de trabajo, hasta 120 ppm y más.
Otras características importantes son la cantidad de
memoria disponible y el modelo de procesador, que
suele ser de tipo RISC. La memoria es necesaria para
actuar como buffer en donde almacenar los trabajos
que le van llegando, las fuentes y otros motivos gráficos
o de texto que permitan actuar como “preimpresos”
e imprimirlos en cada una de las copias sin
necesidad de mandarlos en cada página.