Loading...

Funcionamiento básico de CSS




Introducción a CSS
Funcionamiento básico de CSS
Antes de la adopción de CSS, los diseñadores de páginas web debían definir el
aspecto de cada elemento dentro de las etiquetas HTML de la página. El siguiente ejemplo muestra una página
HTML con estilos definidos sin utilizar CSS:
"http://www.w3.org/TR/xhtml1/DTD/xhtml1-transitional.dtd">
Ejemplo de estilos sin CSS

Titular de la página


Un párrafo de texto no muy

largo.

El ejemplo anterior utiliza la etiqueta con sus atributos color, face y size
para definir el color, la tipografía y el tamaño del texto de cada elemento del
documento.
El principal problema de esta forma de definir el aspecto de los elementos se
puede ver claramente con el siguiente ejemplo: si la página tuviera 50 elementos diferentes, habría que insertar 50 etiquetas . Si el sitio web entero se
compone de 10.000 páginas diferentes, habría que definir 500.000 etiquetas
 . Como cada etiqueta tiene 3 atributos, habría que definir 1.5
millones de atributos.
Por otra parte, el diseño de los sitios Web está en constante evolución y es
 habitual modificar cada cierto tiempo los colores principales de las páginas o la tipografía utilizada para el texto. Si se emplea la etiqueta , habría que
modificar el valor de 1.5 millones de atributos para modificar el diseño general
del sitio Web.
La solución que propone CSS es mucho mejor, como se puede ver en el siguiente ejemplo:
"http://www.w3.org/TR/xhtml1/DTD/xhtml1-transitional.dtd">
Ejemplo de estilos con CSS

Titular de la página


Un párrafo de texto no muy largo.

CSS permite separar los contenidos de la página y su aspecto o presentación.
 En el ejemplo anterior, dentro de la propia página HTML se reserva una zona
en la que se incluye toda la información relacionada con los estilos de la página.
Utilizando CSS, en esa zona reservada se indica que todas las etiquetas

de la página se deben ver de color rojo, con un tipo de letra Arial y con un tamaño de
letra grande. Además, las etiquetas
de la página se deben ver de color gris,
con un tipo de letra Verdana y con un tamaño de letra medio.
Definiendo los estilos de esta forma, no importa el número de elementos
que existan en la página, ya que todos tendrán el mismo aspecto establecido mediante CSS. Como se verá a continuación, esta forma de trabajar con CSS no es ideal, ya que si el sitio Web dispone de 10.000 páginas, habría que definir 10.000 veces el mismo estilo CSS.
Fuente: Introducción a CSS
Javier Eguíluz Pérez