Loading...

TIC en educación


TICS EN EDUCACIÓN: UNA INNOVACIÓN DISRUPTIVA
Foco en los aprendizajes de los estudiantes
La experiencia efectiva de los usuarios (docentes, estudiantes, directivos, familias, escuelas, sistemas nacionales y sub-nacionales) es la clave para el mejoramiento continuo de estos dispositivos, en relación a su potencial para el sistema educativo. Será la satisfacción concreta de sus necesidades y demandas la que conducirá el desarrollo de soluciones tecnológicas que sean cada vez más pertinentes, y eso requiere,
para la industria TIC y para el diseño de las políticas públicas educativas, responder adecuadamente tres preguntas: para quién, para qué y cómo.
Desde el punto de vista del Banco, la primera pregunta tiene una respuesta evidente. Los niños y niñas más pobres de América Latina tienen bajo acceso a la educación (uno de cada tres no termina el noveno grado), y peor aún, aquellos que sí asisten a la escuela, reciben una educación de baja calidad (cuatro de cada cinco estudiantes no aprueba los contenidos esperados para tercero y sexto grado)2.
Si bien el precio de los nuevos dispositivos sigue siendo inaccesible en términos personales para la mayoría de las familias de América Latina, el nuevo contexto abre una oportunidad para que el Estado, mediante el desarrollo de políticas públicas, o en escalas menores, organizaciones privadas, puedan invertir para ofrecer acceso a la nueva tecnología a estudiantes de menores recursos.
Son los niños más pobres, los que en consecuencia, son tanto los beneficiarios naturales de esta iniciativa (los estudiantes de familias con más recursos probablemente accedan también a otras tecnologías) como los que desde el punto de vista de la política educativa requieren especial atención, tanto para atraerlos a la escuela, asegurar su permanencia en ella y ofrecerles estrategias atractivas que mejoren sus
aprendizajes3 .
La segunda pregunta es para qué. ¿Cuál es el objetivo detrás del esfuerzo para incorporar TICs en los sistemas educativos?. En el diseño de los planes desarrollados hasta ahora en la región, se ha hecho referencia a muchos conceptos, todos ellos de gran relevancia: inclusión, desigualdad, pobreza, acceso, integración, competitividad, trabajo, brecha social o tecnológica, segregación, conectividad, igualdad de oportunidades, productividad, modelos de uso, participación, etc.
Para el BID, el concepto central es APRENDIZAJE. Entendemos que la inversión en iniciativas para el uso de TICs en educación se relaciona directamente con el esfuerzo de ofrecer una educación de calidad a los estudiantes, es decir, que mejoren sus aprendizajes, tanto desde el punto de vista de los contenidos propuestos por los currículos nacionales, como por el desarrollo de competencias y habilidades indispensables para el desempeño en la sociedad del conocimiento 4.
Este será, al final del día y como parte de un proceso continuo de innovación y evaluación, el test que deberán sortear exitosamente las TICs en la educación: cuánto contribuyen a que la educación ofrezca mejores y más completos aprendizajes, mejor conectados con las necesidades de la sociedad en que se inserta.
Finalmente, la forma concreta en que se implementan los proyectos, hace una enorme diferencia en sus resultados. Como ha mostrado la evaluación más reciente, el “cómo” de la implementación es fundamental5.
Se trata de la pregunta más difícil, que puede y debe ser respondida, en primer término, con una convicción clara respecto de lo que no puede ocurrir: no más de lo mismo. Es imposible esperar que los sistemas educativos produzcan mejores resultados en los estudiantes, si la inclusión de tecnologías no modifica las prácticas.
Hasta ahora, muchas experiencias de inversión en TICs para educación se han visto frustradas en la obtención de resultados porque las nuevas herramientas son simplemente asimiladas por la escuela, el docente y/o el sistema educativo, para continuar haciendo lo mismo de siempre, pero esta vez con soporte tecnológico.
En visión del Banco, abordar exitosamente la implementación de iniciativas, requiere la capacidad para resolver virtuosamente la articulación de tres dinámicas: personalización, precisión y aprendizaje profesional6, como se describe a continuación.
Fuente: TICS EN EDUCACIÓN: UNA INNOVACIÓN DISRUPTIVA
Marcelo Cabrol
Eugenio Severin