Loading...

Digitalización- gestión del espectro y estándares


Digitalización, gestión del espectro y estándares
La digitalización es un proceso tecnológico donde datos, gráficos, sonidos e imágenes
se transforman en bits, codificando y comprimiendo las señales originales. Esto permite
la convergencia de contenidos y plataformas, ya que ahora podrán ser retrasmitidas a
través de soportes comunes, convergiendo a través de múltiples tipos de redes, sean
ondas hertzianas, cables ópticos o emisiones satelitales.
Cuando la digitalización es aplicada en tecnologías de información y comunicación que
utilizan el espectro radioeléctrico para su propagación, la compresión produce una
optimización del uso de este recurso limitado. Por ejemplo, en la Televisión Digital
Terrestre (TDT) la compresión digital permite que, para recibir la misma señal de TV
analógica que actualmente vemos en nuestros receptores se utilice menos ancho de
banda.
Los distintos estándares aprovechan este ahorro de diversas maneras, en función de
diferentes modelos de implementación que a su vez están relacionados con diferentes
modelos de negocios. Unos brindando un servicio de alta definición a partir de enviar
más información por el mismo canal y así lograr una mayor definición de imagen (más
pixels por superficie), o dividiendo el ancho de banda actual para emitir de 4 o 6 señales
con la misma definición que la anterior analógica.
La decisión del estándar tecnológico comienza a dejar de ser “neutral”, pues también
implica ciertas opciones que tienen que ver directamente con los objetivos que tendrá
para nuestros países la digitalización. De hecho, unos y otros han sido desarrollados
siguiendo prioridades diferentes que se corresponden con los intereses de sus industrias,
tanto de los radiodifusores, operadores de telecomunicaciones como de los
constructores de equipos (trasmisores y receptores de radio y TV pero también de
celulares) y realizadores de software2.
Detengámonos un poco en la oportunidad que ofrecería esta optimización del uso del
espectro, las implicancias que tiene en la gestión del espectro radioeléctrico y la
perspectiva de democratización de las comunicaciones planteada como objetivo
estratégico para nuestros países.
El hecho que utilicen un recurso natural que es finito, determina que su uso deba ser
regulado. Aunque todas las personas tienen derecho a fundar una emisora de radio o
TV, no se dispone de suficientes frecuencias para que todos puedan ejercerlo, sin
interferirse entre sí e impedir una efectiva comunicación3.
Debido a esta limitación, la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) asigna a
los Estados miembros la administración de un paquete de frecuencias para su
distribución. El espectro radioeléctrico es un patrimonio de la humanidad y no una
propiedad del Estado, y por tanto éstos son sólo sus administradores, en función del
interés nacional y general. Tampoco son propietarios quienes tienen la titularidad de una
frecuencia4.
Así como la finitud del recurso justifica un ordenamiento por parte del Estado para
evitar interferencias perjudiciales, los procedimientos para el otorgamiento de estas
frecuencias se convierten en un aspecto central, en la medida que un uso abusivo de esta
potestad, podría devenir en premiar o castigar a determinadas personas, grupos o
sectores en función de la conveniencia del gobierno de turno.
Convenios internacionales de derechos humanos firmados por todos los países
latinoamericanos establecen criterios estrictos acerca de los límites que tienen los
Estados al respecto, por entender que podrían ser usados como mecanismos de “censura
indirecta” contra la libertad de expresión e información.
-----------------------------------------------------------------------------------------------
2 Por ejemplo, en las reuniones para convencer al gobierno argentino sobre las virtudes del DVB participaron representantes de Telefónica, Telecom, Movistar, Nokia, Siemens y Philips
3 Esto es diferente en la TV por cable, que depende de la capacidad de inversión (costo del cable, tendido y mantenimiento) o en todo caso, y en menor grado, de ordenanzas municipales de uso del espacio público para instalar el cableado respectivo.
4 A pesar que la legislación interna de algunos países, y la práctica de los gobiernos y los empresarios, contradicen estos principios, adueñándose de un bien común público.
-----------------------------------------------------------------------------------------------
Fuente: La radio y la televisión en la era digital
oportunidades, desafíos y propuestas
para garantizar la diversidad y el pluralismo en los medios
Gustavo Gómez Germano
C3 – Centro de Competencias en Comunicación
Fundación Friedrich Ebert, febrero de 2007